¿Qué es Sextech? Todo sobre el movimiento de la tecnología sexual

¿Te suenan la palabras SexTech o tecnología sexual? ¿Has oído hablar de ellas? Si aún no las conoces, hagamos un ejercicio rápido. Piensa qué es lo primero que se te viene a la cabeza. ¿Sexo?, ¿juguetes sexuales?, ¿robots?, ¿tecnologías médicas en el ámbito sexual? SexTech es todo eso y más. 

En concreto, el nombre SexTech o tecnología sexual en español, proviene de la conjunción de las palabras “sexo” y “tecnología”. Se refiere a cualquier tecnología que tiene como objetivo innovar, mejorar, fortalecer, y potenciar la sexualidad de las personas.

El SexTech es un movimiento liderado principalmente por mujeres. Y en la actualidad está reinventando la industria de la tecnología sexual. Su objetivo es reivindicar la sexualidad en todos sus sentidos, formas y colores. En este artículo analizaremos los inicios del movimiento que impulsa la tecnología sexual.

Capítulo 1 del podcast de Hablemos SexTech: El futuo del sexo
¡Atent@s! Muy pronto lanzaremos nuestros primeros episodios de nuestro canal de Podcast. En el primer capítulo aprenderemos del “Futuro del Sexo” con la fundadora de Hablemos SexTech, Rocio Pelayo.

El origen del concepto de tecnología sexual

El concepto de tecnología sexual no es nuevo. La pornografía, los juguetes sexuales y otras plataformas que combinan sexualidad y tecnología, existen desde hace muchísimos años. Incluso, antes de la aparición de la tecnología como la entendemos ahora, antiguas civilizaciones fabricaban sus propios juguetes sexuales a base de arcilla y pieles de animales

Tecnología sexual en la antigüedad
En la antigüedad, los juguetes sexuales eran fabricados a base de arcilla y lucían algo así. ¿Qué te parece?

El movimiento actual del SexTech viene a remecer la industria de la tecnología sexual como la conocemos. Su enfoque distinto busca cambiar la manera en que concebimos la sexualidad cuando es vista como tema tabú. Especialmente, cuando creemos que hablar de sexo demuestra vulnerabilidad y de inmediato se transforma en un tema delicado e incómodo.

Esta nueva era de la tecnología sexual viene a enseñarnos que el sexo y la sexualidad son parte de nuestra vida. Que están arraigados en lo más profundo de nuestra personalidad, nuestro corazón, la forma en que sentimos y que interactuamos con los demás. Incluso, marca nuestro actuar, y también nuestra felicidad. 

La tecnología sexual es mucho más que el acto en sí…

La tecnología sexual alcanza mucho más que al acto sexual en sí y al sentir placer y orgasmos. Si bien esto es muy importante para el bienestar sexual de las personas, la industria del SexTech apunta también a otras cosas. Entre ellas la educación, salud, igualdad de género, el respeto, querernos.

El movimiento del SexTech viene a destapar lo que estaba oculto y a decir “¡basta!”: basta de esconderse, de evadir y hacer la vista gorda a un tema que es crucial y que forma parte de la naturaleza del ser human@. 

Bueno y ¿quiénes lo usan? ¡Tod@s deberíamos!, o al menos tod@s podríamos. Y, en cierta medida, a diario usamos la tecnología para relacionarnos sexualmente. Porque la tecnología sexual es más amplia que la de los dispositivos estimuladores. ¿Has tenido Tinder? ¿Ves en Instagram alguna publicación, meme o consejo sobre sexualidad? ¿Intercambias mensajes eróticos o fotos sexuales a través de tu teléfono celular? ¿Has experimentado el placer con un vibrador?

Usar una aplicación de celular para conseguir una cita o sexo, el sexting, informarnos de temas sexuales a través de redes sociales, usar un vibrador u otro aparato sexual, todo eso forma parte del SexTech. Y no solo eso. Desde sitios web de pornografía ética hasta aplicaciones que facilitan terapia sexual, la conjunción de tecnología y sexo han generado todo un campo por explorar, para explorarnos, precisamente.

SexTech es un movimiento liderado principalmente por mujeres. En la actualidad está reinventando la industria de la tecnología sexual. Su objetivo es reivindicar la sexualidad en todos sus sentidos, formas y colores.

¿Quiénes están detrás del movimiento SexTech y cómo surgió?

Vamos a ver un poquito de historia. Distintas empresas, todas lideradas por mujeres, han impulsado un gran cambio. En su gran mayoría, partieron por los juguetes sexuales. Comenzaron dándoles un diseño distinto, enfocado en el placer y disfrute de tanto hombres como mujeres. En un principio, su principal objetivo era reivindicar la sexualidad de las mujeres, poniendo el placer femenino en el lugar que se merece. Sin embargo, en el camino entendieron que la sexualidad es parte de la naturaleza humana y que hay que reivindicarla en todas sus formas. 

Cada una de estas mujeres comenzó a dar la batalla del SexTech de forma independiente. Sin embargo, luego se unieron para trabajar juntas bajo Women of SexTech, con sede en New York.

Algunas de estas mujeres son:

  • Bryony Cole, investigadora de la industria SexTech, podcaster del conocido FutureOfSex y analista;
  • Cindy Gallop, fundadora y directora ejecutiva de MakeLoveNotPorn, que fue lanzada en TED 2009;
  • Lora Haddock DiCarlo, fundadora de la empresa Lora DiCarlo que desarrolla y comercializa productos de consumo robóticos para la salud y el bienestar sexual de las mujeres.

Estas son solo algunas de las mujeres más importantes que están liderando el movimiento. Sin embargo, la industria del sexo ha pasado de aproximadamente 30 mujeres líderes en 2016 a bastante más de 200 en la actualidad.

El movimiento SexTech o de tecnología sexual todavía es incipiente en Latinoamérica

El SexTech cada día suma nuevos adeptos y han comenzado a surgir líderes de la industria en todo el mundo. El movimiento en Latinoamérica todavía es incipiente; sin embargo, ya se ha comenzado a hablar de sexualidad y de placer con más soltura. Han aparecido coaches sexuales, terapias, aplicaciones, tiendas de tecnología sexual, entre otras cosas. 

¿Por qué es relevante el movimiento SexTech o las tecnologías sexuales? 3 razones

1. Está cambiando la vida de las personas

Nos enseña a normalizar el placer, a aceptar y sentirnos cómodos con nuestro propio cuerpo y sexualidad. Y con esto no solo se nos demuestra la importancia de la sexualidad en nuestra vida y lo presente que está en cada aspecto. Hay más. Las tecnologías sexuales contribuyen a eliminar traumas, frustraciones, y miedos.

2. Puede ayudar a terminar con la violencia sexual

Cambiar la forma en que las generaciones de hoy y del futuro vemos la sexualidad es la base, el camino, para que no haya más violencia sexual ni de género. ¡Tal es el poder de estas formas de tecnologías y lo que hagamos con ellas!

3. Nos otorga diversión, pero por sobre todo bienestar sexual

La forma tangible de la tecnología sexual más evidente es quizá un juguete. Tod@s sabemos de alguno y lo hemos pensado como algo probablemente divertido, pero su significado va mucho más allá.

Así es la tecnología sexual hoy. El SexTech ha contribuido a que haya cada vez más innovaciones.
Estos son algunos de los juguetes sexuales de los tiempos de hoy.

Desde el movimiento, un juguete sexual es visto más bien como un aparato que se enmarca en el campo de la salud sexual y que busca normalizar el placer. Nos permite sentir, experimentar y probar el placer de forma saludable y en confianza con nosotr@s mism@s. ¡Y hay muchas más formas de tecnología sexual! De todas maneras podríamos revisar el impacto individual y social que generan.


Además, la industria del SexTech está teniendo un fuerte crecimiento a nivel mundial. Según Aritzon, una firma de datos e inteligencia que asesora a empresas en la toma de decisiones de negocios, en 2024 la industria del SexTech representará cerca de 40 mil millones de dólares, y se especula que en 2035 la mayoría de los dormitorios de personas de países desarrollados contarán con un juguete sexual. ¿Te lo imaginas?

Tal como dijimos en un principio, la sexualidad es parte de nuestra vida, de cómo interactuamos con otros y de cómo nos presentamos ante los demás. Es tarea de tod@s aportar a que el sexo, el placer, los orgasmos y nuestra vida sexual entera sean experiencias fabulosas y plenas. ¿Estás list@ para hacer tu aporte?